Select Page
diocesan_seal
 
The Episcopal Diocese
of New York

1047 Amsterdam Avenue
New York, NY 10025
Tel: (212) 316-7400
[email protected]
 

Bishop Dietsche's Ash Wednesday, 2018, Sermon at Trinity Church, Wall Street

Bishop Dietsche

The Rt. Rev. Andrew M.L. Dietsche, Bishop of New York

Ash Wednesday
February 14, 2018

It is a great pleasure to be back at Trinity Church for this observance of Ash Wednesday, a tradition for the Bishops of New York.  I have found in your rector, Father Lupfer, and in your vicar, Father Jackson, true partners in the mission and life of the Diocese of New York, and whether or not one is allowed to describe Ash Wednesday as a “happy occasion,” I am always glad to be with them at this altar.  As I am as well with the exceptional team of clergy and lay leaders, all friends, who carry out and further the tremendous mission imperatives of this church.  To see you all again is also a satisfaction, and for us to embark together on this new season of Lent on this day of remembrance and hard truth-telling is an encouragement.  It is for me, and I pray also for you.

Tamar was the daughter of King David of Israel and the sister of David’s son Absalom.  And she was beautiful.  In time, her half-brother Amnon, David’s eldest son, became inflamed with lust for her.  That lust became an obsession for him, all consuming, and he became ill with longing and frustration.  Seeing this, his cousin Jonadab, David’s nephew, conspired with Amnon to lay a trap for Tamar.  Amnon pretended to be sick, and asked his father to send Tamar to prepare food for him.  Which she did.  But when she came near him with the cakes he grabbed her and ordered her to lie with him.  She struggled and refused, and she cried out to Amnon, quite prophetically, that this would be the ruin of them both - for her in her shame, and for him in the reprobation he would receive in Israel.  But he was intent, and he was stronger, and he conquered and raped his half-sister.

Then, it seems the weight his crime fell upon him and he saw what he had done and he blamed Tamar for the things he had done to her, and he turned his self-loathing outward and projected it onto Tamar, and the lust he had felt for her turned into hatred and he ordered her from the house and piled public humiliation upon the private shame of his sister Tamar.  And she tore her robes, and covered herself with ashes and went away, lamenting the crime which had been visited upon her and crying out in her distress.

Tamar’s father the good King David was angry with Amnon but would not punish him, because Amnon enjoyed a privileged position as the king’s first born and heir.  Amnon represented David’s future and the future of his kingdom, against which it seems even the rape of the king’s daughter could be excused.  Tamar’s brother Absalom, however, smoldered with fury and quietly awaited his opportunity to avenge his sister’s honor.  It is said that revenge is a dish best served cold.  So two years passed.  And then Absalom invited Amnon to come away to a feast, and when Amnon became stupid with wine Absalom’s servants stabbed him over and over in the heart.  And Absalom fled for his life and in time he made a revolution against his father, and in the war that followed Absalom was killed and his body thrown into a pit and from the day of Amnon’s murder David never saw either of his sons again.  And David mourned the son who raped his sister, and David mourned the son who killed his brother.  But of Tamar no word was ever again spoken.  

This is not simply the story of a crime.  But of a whole people careening off the rails.  It is the undoing of the world, as layer upon layer of complicity by the men who surrounded Tamar forced them all into a escalating crisis of tragedy upon tragedy until the words of Tamar were realized and ruin had come to them all.  Shame and reprobation.  

Tamar is one of those lesser figures of scripture, of whom nothing or little is known except for their participation in a single story in a larger narrative.  Of Tamar nothing is known but this crime and her shame, and she stands for us defined forever solely by the things that were done to her.  But I think of her there at the margins of the David story, surrounded by men pitting violence against violence in the vain hope that they might force some version of coherence upon all this chaos, trying to solve the problem of rape with the remedy of murder, trying to solve the problem of betrayal with the remedy of war — I think of her there between the lines of scripture and all of the evidence of what enraged men may do — I think of her small voice amidst the tumult calling out to us from these ancient pages:  “Don’t forget me.”  Or, coming after all the stories of Sarah and the Pharoah, and of another Tamar and her father-in-law, and of Rahab the prostitute of Jericho, and Ruth on the threshing floor, and of her own father’s forcing of Bathsheba, here now making her simple witness:  “Me too.”  

There may be elements of this story which seem familiar:

Violence and crime forced upon the powerless by the powerful.

Betrayal visited upon a woman by a man she had need and reason to trust.

Self-loathing unto soul sickness as the fruit of obsession turned to predation.

Blaming and punishing the victim, and dismissal of her claims and her suffering.  

Silence imposed, and protection of the violator, by those on the seats of power.

Terrible stories borne but untold by terrified women.

And extraordinary efforts expended to protect secrets that are not secrets.

In the midst of the Me Too Movement, and in the wake of a cascading torrent of reports about the predations and assaults of men in power, not only against women to be sure, but overwhelmingly against women — men violating less powerful women and men in Hollywood;  in business;  in politics;  in the military;  and God help us, in the church — our Presiding Bishop has asked the Episcopal Church to bring the story of the daughters of Tamar into our Ash Wednesday reflections this year.  

In the story of Tamar and Amnon and David and Absalom we read the ancient narrative of the demonic exercise of sexual violence and illicit power.  For several months we have been reading the same stories in the newspaper.  And when we read about Harvey Weinstein strutting in his bathrobe before dozens upon dozens of young actresses;  or of Dr. Larry Nassar and his possibly hundreds of victims — minor girls brought to him by trusted parents and coaches;  we see again the demonic exercise of illicit power.  Amnon in his obsessions and his wrath all over again, and Tamar in her trusting vulnerability.  But there have always been monsters.  And monsters are exceptions.  That’s why we call them monsters.  What has been for so many of us far more troubling to discover is the breadth of the entitlement assumed by so very many otherwise quite ordinary men over the bodies and freedom of the quite ordinary women whom they encounter on the subway or in shops or at work.  Employers and employees.  Doctors and patients.  Professors and students.  Managers and clients.  Strangers in chance meetings.  The sudden intrusion of unwanted sexual touch or language into the most ordinary of circumstances.  One by one, in remarkable numbers, women have been rising up to make their witness.  And some of these stories I have heard from women in the church.  Which has troubled me and alarmed me.  And I’m working on it.  

But what we are finding is that in exactly the same way that we have come to understand and name the countless individual and specific instances of racist behavior and assault as eruptions of the deeper, broader context of a culture soaked in White Supremacy, so we discover that the countless examples of aggressive or criminal male behavior toward women do not each stand alone but are eruptions of the deeper, broader context of a culture of Patriarchy which gives permission, even absolution, for the insults, assaults and violations of women which deny women the right of self-determination even over their own bodies.  

Racism and misogyny and the numberless assaults upon the bodies and minds and spirits of the less powerful all flow perhaps from the same demonic idea, carried from generation to generation in every culture, an idea which David, Amnon and Absaolom would each in their own way have completely understood, and Tamar too when she was streaked with ashes and tears, and that is that the powerful and the privileged have the right to bend the lives, bodies and wills of the powerless to serve their own needs and desires and wants.  It is the idea that some may own the freedom of others.  For the poor and the powerless are expendable.  

Ask Deborah Danner about the night a year and a half ago when she was shot to death in her apartment by a New York City police officer.  Black and female and schizophrenic.  A sometime member of this parish and of others in this city.  Whom I received into the Episcopal Church before this very altar.  Ask her about a mind she couldn’t trust, emotions she couldn’t control, ask her about isolation and humiliation, and ask her today on the very day that the trial of her killer goes to summation, about power and powerlessness and the hidden possibilities of a single human life.

Ask Ravi Ragbir, leader of the New Sanctuary Movement and voice for all those immigrants who dare not come out of the shadows, and whose own deportation to Trinidad is temporarily suspended this very week.  Immigrant and undocumented and activist.  Also it must be said  felon and ex-offender.  But ask him today about power and powerlessness and the redemptive possibilities of a single human life.  

Ask Ruby Sales, before whose body Jonathan Daniels threw himself and accepted twin shotgun blasts, and collapsed into martyrdom.  Black and female and poor in the Jim Crow South.  Ask her about the trauma of Jonathan’s death that struck her mute for six months, and ask her about watching his killer walk free.  Ask her today about the struggle to make a life for herself that honored Jonathan’s sacrifice for her but had its own integrity in its own right.  Ask her today about power and powerlessness and the liberating possibilities of a single human life.  

Four days ago Ruby Sales addressed this diocese from our cathedral, and I know that she has preached here at Trinity too.  Ruby Sales traces the unbroken, unworn thread of White Supremacy and Patriarchy and the Capitalist Oppression of poor white people and poor black people that has run through American history for four hundred years.  She names every pathology and makes no peace with evil and spares nothing.  And she looks ahead across the divisions that are tearing us apart into the twenty first century, and does so with foreboding for hard days ahead.  With alarm and with warning.  But she does not fail to name the hope she has for this country and for us as a people.  She does not fail to bear witness to the power of saints  and disciples walking side by side through the valley of death.  Her hope is the love of God in Christ Jesus, the love of Jesus for every person and the love of people for people, and it is the continued possibility of Jesus’ Beloved Community.

In Matthew’s Story of the Gospel of Jesus Christ, he traces Jesus’ genealogy, and in a long list of men he includes and names of those five women I have invoked here, ancestresses of Our Lord.  Strangely, each of the women named lived lives characterized by sexual violence, class oppression and cultural patriarchy.  You can look it up.  And I wonder if by naming only those women the evangelist wanted us to see something particularly important.  The secret thrread that runs underneath the history.  And that is perhaps that the story of salvation which flows from God through Jesus Christ had to be borne for a little while in turn by the most powerless, the poorest, the victims, the oppressed, those assaulted and battered by larger powers.  That the holiness of God lives in particular ways in the reckless, the put-upon, the lost, the weak.  Those who have nothing to lose except their God their Jesus and their own souls.  These are voices which must be heard.  Voices which know something of God which we must also know.  Voices of those women who had nothing of their own in the world except for the privilege of carrying the Christ within them for awhile.  Where are Rahab and Ruth?  For when a Tamar or a Bathsheba or a Deborah Danner or a Ruby Sales tells us that they still believe in the love of God and they still look with hope and longing upon Jesus and that they have not given up on the Beloved Community that is the very hope of the world.  Against which no ungodly power may prevail.

Remember that you are dust, and to dust you shall return.  

We are beginning anew our vigil and journey to the cross.  Now we pass through the wilderness like Christ that we too may be sifted by the Devil;  that we too may find out of what stuff we are made.  Now we turn our faces toward Jerusalem and walk with or follow Jesus on the road that ends at Calvary.  I have no expectations of how anyone will use these forty days.  The sabbath was made for people, not people for the sabbath.  That’s in the Bible.  And that surely goes for Lent too.  But this season is an opportunity.  To stay woke.  That we may see and understand how the things that we the baptized of Christ do as individuals and the decisions and the choices we make — and how we use the power which has been given to us and how we use the powerlessness which is imposed upon us — are always going to be part either of the healing and renewal of the world or they are going to just add a whole lot more to the world’s pain.  And also to see and understand that we even as individuals are inescapably enmeshed in the larger structures of the world’s power and violence and assault and abuse, but also of the larger structures of God’s love and grace and the forgiveness of Jesus and the sanctity of the Holy Spirit, and both the burdens and the possibilities inherent in all of that is our inheritance.  I have often said that we did not make the world but we get to decide the kind of men and women we will be in it, and we get to decide whose we will be.  Choose you this day whom you will serve … But as for me and my house we will serve the Lord.  So Christians take an hour today to think on these things, and either in confidence or in aspiration to receive the ashen mark of those who attend, and remember, and resolve, and trust in God, and then to bear the incomprehensible weight of that mark back out into the world.  

A great outpouring of human pain is being laid before us in these days.  The suffering of Tamar and all her daughters.  Let us walk for awhile with the wounded, and listen to them.  And as God gives us the strength and the humility and the will, repair the breach.  Amen.  

Miércoles de ceniza
14 de febrero de 2018



Es un gran placer estar de vuelta en la Iglesia de la Trinidad para esta celebración del Miércoles de Ceniza, una tradición para los Obispos de Nueva York. He encontrado en su rector, el Padre Lupfer, y en su vicario, el Padre Jackson, verdaderos socios en la misión y la vida de la Diócesis de Nueva York, y si es que se puede describir el Miércoles de Ceniza como una "ocasión feliz ". Siempre estoy contento de estar con ellos en este altar. Como también estoy de acuerdo con el excepcional equipo de clérigos y líderes laicos, todos amigos, que llevan a cabo y fomentan los tremendos imperativos de la misión de esta iglesia. También es una satisfacción verlos a todos, una vez más, y juntos embarcarnos en esta nueva temporada de Cuaresma en este día de conmemoración y la dura revelación de la verdad es un estímulo. Lo es para mí, y rezo también por ti.

Tamar era la hija del rey David de Israel y la hermana del hijo de David, Absalón. Y ella era hermosa. Con el tiempo, su medio hermano Amnón, el hijo mayor de David se apasionó de lujuria por ella. Esa lujuria se convirtió en una obsesión para él, que lo consumía todo, y se enfermó de anhelo y frustración. Al ver esto, su primo Jonadab, el sobrino de David, conspiró con Amnón para tenderle una trampa a Tamar. Amnón fingió estar enfermo y le pidió a su padre que enviara a Tamar a prepararle comida. Lo cual ella hizo. Pero cuando ella se acercó a él con los pasteles, él la agarró y le ordenó que se acostara con él. Ella luchó y se negó, y le gritó a Amnón, proféticamente, que esta sería la ruina de ambos, para ella en su vergüenza, y para él en la reprobación que recibiría en Israel. Pero él estaba decidido, y él era más fuerte, y conquistó y violó a su media hermana.

Entonces parece que el peso de su crimen recayó sobre él y vio lo que había hecho y culpó a Tamar por las cosas que él le había hecho a ella, y sacó este auto-desprecio hacia afuera y lo proyectó a Tamar, y la lujuria que él sintió por ella se convirtió en odio y le ordenó salir de la casa y puso la humillación pública ante la vergüenza privada de su hermana Tamar. Y ella se rasgó la túnica, se cubrió de cenizas y se fue, lamentando el crimen que le había acontecido y gritando en su angustia.

El padre de Tamar, el buen rey David, estaba enojado con Amnón, pero no lo castigaría, porque Amnón disfrutaba de una posición privilegiada como primer heredero y heredero del rey. Amnón representaba el futuro de David y el futuro de su reino, contra el cual parece que incluso la violación de la hija del rey podría ser excusada. El hermano de Tamar, Absalón, sin embargo, ardía de furia y esperaba en silencio la oportunidad de vengar el honor de su hermana. Se dice que la venganza es un plato que se sirve frío. Así que pasaron dos años. Y luego Absalón invitó a Amnón a ir a una fiesta, y cuando Amnón se volvió necio con el vino, los siervos de Absalón lo apuñalaron una y otra vez en el corazón. Y Absalón huyó por su vida y con el tiempo hizo una revolución contra su padre, y Absalón fue asesinado en la guerra que ocurrió después y su cuerpo fue arrojado a un pozo y desde el día del asesinato de Amnón, David nunca más volvió a ver a ninguno de sus hijos. Y David lloró por el hijo que violó a su hermana, y David lloró por el hijo que mató a su hermano. Pero de Tamar no se volvió a hablar nunca más.

Esta no es solo la historia de un crimen. Pero de toda una gente que se escabulle de los rieles. Es la ruina del mundo, ya que capa por capa de complicidad de los hombres que rodearon a Tamar los obligó a todos a una creciente crisis de tragedia tras tragedia hasta que las palabras de Tamar se hicieron realidad y a todos les llegó la ruina. Vergüenza y reprobación.

Tamar es una de esas figuras menores de las escrituras, de las cuales nada o poco se conoce excepto por su participación en una sola historia dentro de una narración más amplia. De Tamar no se sabe nada más que este crimen y su vergüenza, y ella nos defiende definida para siempre exclusivamente por las cosas que le hicieron a ella. Pero pienso en ella, allí, al margen de la historia de David, rodeada de hombres que enfrentan la violencia contra la violencia en la vana esperanza de que puedan forzar una versión de coherencia en todo este caos, tratando de resolver el problema de la violación con el remedio del asesinato, tratando de resolver el problema de la traición con el remedio de la guerra — pienso en ella entre las líneas de las Escrituras y toda la evidencia de lo que los hombres enfurecidos pueden hacer, pienso en su pequeña voz en medio del tumulto que nos llama desde estas páginas antiguas: "No me olvides". O, viniendo después de todas las historias de Sara y el Faraón, y de otra Tamar y su suegro, y de Rajab la prostituta de Jericó, y Ruth en el piso de trilla, y del forzamiento de su propio padre de Betsabé, aquí ahora dando su simple testimonio: "Yo también".

Puede haber elementos de esta historia que te parezcan familiares:

Violencia y crimen forzados por los poderosos sobre los débiles.

La traición llegó hasta una mujer por un hombre a quien ella necesitaba y en quien tenía un motivo para confiar.

Autodesprecio por la enfermedad del alma cuando el fruto de la obsesión se convierte en depredación.

Culpando y castigando a la víctima, y rechazando sus demandas y su sufrimiento.

El silencio impuesto, y la protección del violador, por aquellos en los asientos del poder.

Terribles historias transmitidas, pero no contadas por mujeres aterrorizadas.

Y esfuerzos extraordinarios para proteger secretos que no son secretos.

En medio del Movimiento Yo También, y en la estela de un torrente de informes sobre las depredaciones y los ataques realizados por hombres en el poder, no solo contra las mujeres por seguro, sino que abrumadoramente contra las mujeres — hombres violando mujeres menos poderosas y hombres en Hollywood; en negocios; en política; en la fuerza militar; y Dios nos ayude, en la iglesia — nuestro Obispo Presidente le ha pedido a la Iglesia Episcopal que traiga la historia de las hijas de Tamar a nuestras reflexiones del Miércoles de Ceniza de este año.

En la historia de Tamar, Amnón, David y Absalón, leemos la antigua narración del ejercicio demoníaco de la violencia sexual y del poder ilícito. Durante varios meses hemos estado leyendo las mismas historias en el periódico. Y cuando leemos acerca de Harvey Weinstein pavoneándose en su bata de baño ante docenas y docenas de jóvenes actrices; o del Dr. Larry Nassar y sus posiblemente cientos de víctimas —niñas menores llevadas hasta él por padres y entrenadores confiados; vemos nuevamente el ejercicio demoníaco del poder ilícito. Amnón en sus obsesiones y su ira una vez más, y Tamar en su vulnerabilidad confiada. Pero siempre ha habido monstruos. Y los monstruos son excepciones. Es por eso que los llamamos monstruos. Lo que para muchos de nosotros ha sido mucho más inquietante es descubrir la amplitud de los derechos asumidos por tantos hombres por lo demás bastante comunes sobre los cuerpos y la libertad de las mujeres comunes que encuentran en el metro o en tiendas o en el trabajo. Empleadores y empleados. Médicos y pacientes. Profesores y estudiantes. Gerentes y clientes. Extraños en reuniones fortuitas. La repentina intrusión de contacto o lenguaje sexual no deseado en las circunstancias más comunes. Las mujeres, una por una, en números notables, se han levantado para dar su testimonio. Y algunas de estas historias las escuché de mujeres en la iglesia. Lo cual me ha preocupado y me ha alarmado. Y estoy trabajando en eso.

Pero lo que estamos encontrando es que exactamente de la misma manera que hemos llegado a comprender y nombrar las innumerables instancias individuales y específicas de comportamiento racista y asalto como erupciones del contexto más profundo y más amplio de una cultura impregnada de Supremacía Blanca, así descubrimos que los innumerables ejemplos de comportamiento masculino agresivo o criminal hacia las mujeres, cada uno de ellos no son sino erupciones del contexto más profundo y más amplio de una cultura del Patriarcado que da permiso, incluso absolución, para los insultos, asaltos y violaciones de mujeres que niegan a las mujeres el derecho a la autodeterminación incluso sobre sus propios cuerpos.

El racismo y la misoginia y los innumerables asaltos sobre los cuerpos y mentes y espíritus de los menos poderosos tal vez provengan de la misma idea demoníaca, transmitida de generación en generación en cada cultura, una idea que David, Amnón y Absalón que cada uno la han entendido completamente a su manera, y también a Tamar cuando estaba surcada de cenizas y lágrimas, y es que los poderosos y los privilegiados tienen el derecho de doblegar las vidas, los cuerpos y las voluntades de los débiles para servir a sus propias necesidades, deseos y atrevimientos. Es la idea de que algunos pueden poseer la libertad de los demás. Porque los pobres y los débiles son prescindibles.

Pregúntale a Deborah Danner sobre la noche hace un año y medio cuando un agente de policía de la Ciudad de Nueva York la mató a tiros en su departamento. Negra, mujer y esquizofrénica. Quien fue alguna vez miembro de esta parroquia y de otras en esta ciudad. A quien recibí en la Iglesia Episcopal ante este mismo altar. Pregúntale acerca de una mente en la que no podía confiar, emociones que no podía controlar, pregúntale sobre el aislamiento y la humillación, y pregúntale hoy mismo, el día en que el juicio de su asesino se resume, sobre el poder y la impotencia y las posibilidades ocultas de una vida humana única.

Pregúntale a Ravi Ragbir, líder del Movimiento Nuevo Santuario y voz por todos aquellos inmigrantes que no se atreven a salir de las sombras, y cuya propia deportación a Trinidad se suspende temporalmente esta misma semana. Inmigrante e indocumentado y activista. También debe decirse que es un delincuente y ex delincuente. Pero pregúntale hoy sobre el poder y la impotencia y las posibilidades redentoras de una sola vida humana.

Pregúntele a Ruby Sales, ante cuyo cuerpo Jonathan Daniels se arrojó y aceptó disparos de escopeta gemela, y colapsó hasta el martirio. Negra y mujer y pobre en el Jim Crow South. Pregúntale sobre el trauma de la muerte de Jonathan que la dejó muda por seis meses, y pregúntale por ver a su asesino caminar libremente. Pregúntale hoy sobre la lucha por hacerse una vida que honró el sacrificio de Jonathan por ella, pero que tenía su propia integridad en sí misma. Pregúntale hoy sobre el poder y la impotencia y las posibilidades liberadoras de una sola vida humana.

Hace cuatro días, Ruby Sales se dirigió a esta diócesis desde nuestra catedral, y sé que también ha predicado aquí en Trinity. Ruby Sales rastrea el hilo ininterrumpido de la supremacía blanca y el patriarcado y la opresión capitalista de los blancos pobres y los negros pobres que han atravesado la historia de Los Estados Unidos durante cuatrocientos años. Ella nombra a cada patología y no hace la paz con el mal y no perdona nada. Y mira hacia adelante a través de las divisiones que nos están separando en el siglo veintiuno, y lo hace con aprensión por los días difíciles que nos esperan. Con alarma y con advertencia. Pero no deja de nombrar la esperanza que tiene para este país y para nosotros como pueblo. Ella no deja de dar testimonio del poder de los santos y los discípulos que caminan codo a codo a través del valle de la muerte. Su esperanza es el amor de Dios en Cristo Jesús, el amor de Jesús por cada persona y el amor de las personas por las personas, y es la posibilidad continua de la Comunidad Amada de Jesús.

En la Historia del Evangelio de Jesucristo de Mateo, él rastrea la genealogía de Jesús, y en una larga lista de hombres incluye y nombra a las cinco mujeres que he invocado aquí, antepasados de Nuestro Señor. Extrañamente, cada una de las mujeres nombradas vivió vidas caracterizadas por la violencia sexual, la opresión de clase y el patriarcado cultural. Puedes buscarlo. Y me pregunto si al solo nombrar a esas mujeres, el evangelista quería que viéramos algo particularmente importante. El secreto que corre debajo de la historia. Y es que tal vez la historia de la salvación que fluye de Dios a través de Jesucristo tuvo que ser sostenida por un momento por los más impotentes, los más pobres, las víctimas, los oprimidos, los atacados y los maltratados por grandes poderes. Que la santidad de Dios vive de maneras particulares en el imprudente, el embaucador, el perdido, el débil. Aquellos que no tienen nada que perder excepto su Dios, su Jesús y sus propias almas. Estas son voces que deben ser escuchadas. Voces que saben algo de Dios que nosotros también debemos saber. Voces de aquellas mujeres que no tenían nada propio en el mundo, excepto el privilegio de llevar a Cristo dentro de ellas por un tiempo. ¿Dónde están Rahab y Ruth? Porque cuando una Tamar o una Betsabé o una Deborah Danner o una Ruby Sales nos dicen que todavía creen en el amor de Dios y todavía miran con esperanza y añoran a Jesús y que no han renunciado a la Comunidad Amada que es la verdadera esperanza del mundo. Contra el que no puede prevalecer ningún poder impío.

Recuerda que eres polvo y que al polvo volverás.

Estamos comenzando de nuevo nuestra vigilia y nuestro viaje a la cruz. Ahora pasamos por el desierto como Cristo para que nosotros también podamos ser tentados por el demonio; para que nosotros también podamos descubrir de qué material estamos hechos. Ahora volteamos nuestros rostros hacia Jerusalén y caminamos o seguimos a Jesús por el camino que termina en el Calvario. No tengo expectativas de cómo cualquier persona usará estos cuarenta días. El sábado fue hecho para las personas, no las personas para el sábado. Eso está en la Biblia. Y eso también vale para la Cuaresma. Pero esta temporada es una oportunidad. Para quedarse despierto. Para que podamos ver y comprender cómo las cosas que nosotros, los bautizados en Cristo, hacemos como individuos y las decisiones y decisiones que tomamos — y cómo usamos el poder que se nos ha dado y cómo usamos la impotencia que se nos impone— siempre van a ser parte de la sanación y la renovación del mundo o sencillamente van a agregar mucho más al dolor del mundo. Y también para ver y entender que incluso como individuos estamos ineludiblemente enredados en las estructuras más grandes del poder y la violencia del mundo y los asaltos y abusos, pero también en las estructuras más grandes del amor y la gracia de Dios y el perdón de Jesús y la santidad del Espíritu Santo, y tanto las cargas como las posibilidades inherentes en todo eso son nuestra herencia. A menudo he dicho que no hicimos el mundo, pero podemos decidir qué tipo de hombres y mujeres seremos nosotros en él, y podemos decidir de quién seremos. Elige en este día a quién servirás… Pero, en cuanto a mí y mi casa, serviremos al Señor. Así que cristianos tomen una hora hoy para pensar en estas cosas, ya sea confiando o deseando recibir la marca de las cenizas de los que asisten, recuerdan, y resuelven, y confían en Dios, y luego soportan el peso incomprensible de esa marca de vuelta al mundo.

En estos días se nos está presentando un gran derramamiento de dolor humano. El sufrimiento de Tamar y todas sus hijas. Caminemos por un momento con los heridos, y escuchémoslos. Y como Dios nos da la fuerza y la humildad y la voluntad, reparemos la brecha. Amén.

Menu

admin-qls