Select Page

Etapas para Hacerse Postulante para la Ordenación al Presbiterado

N.B. Los criterios de los cánones nacionales y diocesanos le confieren al Obispo la supervisión del proceso de ordenación.  A continuación se expone una descripción de nuestra práctica tradicional.  Los aspirantes deben tener en mente que a discreción del Obispo, las diversas etapas pueden ser modificadas si la ocasión lo requiere.

  1. El/la aspirante se convierte en un miembro activo de una parroquia de la Diócesis Episcopal de Nueva York.
    El/la aspirante es un miembro activo [un(a) comulgante confirmado(a) adulto(a)] de una parroquia por un mínimo de un año (o más tiempo si el rector así lo requiere).  Durante este tiempo el/la aspirante llega  a conocer la parroquia y se hace conocer  por los feligreses y el clero.
  2. El/la aspirante estudia el proceso de discernimiento con el rector.
    El/la aspirante y el rector estudian la posibilidad de empezar el proceso de discernimiento parroquial.
  3. Se forma el Comité Parroquial de Discernimiento.
    Si el  rector y el/la aspirante deciden dar comienzo al discernimiento parroquial, el/la aspirante se reúne por unos meses con un grupo de laicos nombrados por el rector para que funcionen como el comité de discernimiento.  Juntos exploran si el/la aspirante ha demostrado que posee los dones y talentos necesarios para el presbiterado en esta diócesis.
  4. El Rector escribe la carta de respaldo dirigida al Obispo Sisk.
    El rector escribe la carta dirigida al Obispo respaldando a el/la aspirante para el postulado.Para detalles de las categorías que esta carta debe contener vea la página en la red de la Iglesia Episcopal de Nueva York o contacte a la Oficina del Ministerio. A esta carta de respaldo, se adjunta una descripción del discernimiento parroquial mediante el cual el/la aspirante es seleccionado(a) para ser recomendado(a) al Obispo  para la ordenación al presbiterado.
  5. El Rector y la Junta Parroquial someten un formulario canónigo indicando el apoyo de la parroquia.
    Si el rector y la junta parroquial deciden respaldar a el/la aspirante, firman una Recomendación Parroquial certificando este respaldo y garantizando su apoyo.  Este formulario será enviado al rector después que el Obispo haya recibido la carta de respaldo.
  6. El/la aspirante completa la solicitud y los ensayos.
    Los materiales para completar la solicitud y los ensayos se envían directamente a el/la aspirante después que el Obispo haya recibido la carta de  respaldo.
  7. El/la aspirante completa: (1) la evaluación física; (2) la evaluación sicológica; y (3) el chequeo de antecedentes. 
    Favor de referirse a la hoja “Acerca de las Evaluaciones Física y Sicológica”.
  8. El Obispo revisa la carpeta del/la aspirante.
    El Obispo revisa la carpeta y decide si el/la aspirante debe proseguir con la fase de las entrevistas preliminares del discernimiento diocesano.
  9. El/la aspirante completa las tres entrevistas preliminares.
    Si el Obispo decide proseguir con el discernimiento diocesano, se invita a el/la aspirante a programar las entrevistas preliminares por separado con tres miembros de la Comisión del Ministerio y/o del Comité Permanente.  Después de cada entrevista, el entrevistador le recomienda al Obispo si  el/la aspirante  debe seguir  o no con el discernimiento diocesano.
  10. El Obispo revisa la carpeta del/la aspirante.
    Después de esta revisión, el Obispo decide si el/la aspirante debe continuar y por consiguiente asistir a una conferencia de discernimiento.
  11. El/la aspirante  asiste a una  Conferencia de  Discernimiento.
    A solicitud del Obispo, se invita a el/la aspirante para que asista a una conferencia de discernimiento.  Normalmente, estas conferencias se programan dos veces al año.  Los entrevistadores de la conferencia votan para recomendar o no recomendar el/la aspirante al Obispo para que pase/ al  postulado.
  12. El Obispo revisa la carpeta y las recomendaciones y se reúne con el/la aspirante  para hablar sobre la posibilidad del postulado.
    El Obispo se reúne con el/la aspirante y decide si lo(a) seleccionará  para el  postulado.
  13. El Obispo consulta con el Comité Permanente antes de admitir a un(a) nuevo(a) postulante.
  14. El/la nuevo(a) postulante, y bajo la dirección del Obispo, empieza la formación en un seminario aprobado por el Obispo.
    Se les aconseja encarecidamente a los(as) aspirantes al presbiterado que no empiecen estudios teológicos antes de que se les haya garantizado el postulado, porque el seminario al cual van a asistir debe ser aprobado por el Obispo.

MInistry Office Contacts

 

Menu

admin-qls